History

El origen de la Feria de Albacete, es casi tan antiguo como el título de villazgo otorgado a Albacete en el año 1375, cuando el Marqués de Villena, Don Alfonso
de Aragón permite su segregación de Chinchilla y se convierte en Villa. Dicho título de villazgo es el que confiere oficialmente el derecho a celebrar una feria anual.

La Feria de Albacete, desde sus inicios, se ha significado como feria anual, comarcal, comercial y de muestras, garante de usos, costumbres y tradiciones, siendo hoy, lo que es, fruto de su lógica evolución temporal, cultural, económica y social.

Se tiene constancia de que en el siglo XV se cita una feria o mercado regular ubicado en la denominada “Calle Feria”, nombre que se ha mantenido hasta nuestros días, y en el siglo XVII la ubicación de su celebración se trasladó fuera del casco urbano, al paraje de Los Llanos.
El 6 de marzo de 1710, el Rey Felipe V, concedió el privilegio de feria franca por término de 4 días (del 7 al 11 de septiembre). En 1783 se acordó realizar un edificio dedicado exclusivamente a la celebración anual de la Feria en las eras de Santa Catalina.

Este edificio, el Recinto Ferial, fue inaugurado el 7 de septiembre de 1783, realizado en el plazo de 33 días bajo la dirección del arquitecto albacetense Josef López Ximénez y terminado totalmente al año siguiente, por el maestro Antonio Cuesta, mejorando el recinto añadiendo un segundo anillo y alargando la calle de entrada, el llamado “rabo de la sartén”.

En 1912 se construye el quiosco modernista del círculo central, que se conserva en la actualidad, el Templete de la Feria, diseño del arquitecto municipal D. Daniel Rubio.

La Feria dejó de celebrarse los años 1937 y 1938 debido a la contienda de la Guerra Civil Española.

En 1944, siendo alcalde D. Eduardo Quijada Pérez, se realizan obras de ampliación añadiendo el tercer círculo de la Sartén, el salón de exposiciones y los dos pabellones del paseo de entrada, según proyecto de los arquitectos Miguel Ortiz y Julio Carrilero.

En 1974 la portada neoclásica se cambia por la actual de ladrillo blanco, siguiendo el diseño del arquitecto Manuel Carrilero.


Nuestra Feria de Albacete, fue declarada de Utilidad Comercial Nacional, por Orden del Ministerio de Industria y Comercio de 22 de julio de 1933, y posteriormente como Fiesta de Interés Turístico Nacional, por Real Decreto de 16 de febrero de 1980, y con posterioridad de Interés Turístico Internacional, por Orden de la Secretaría de Estado de Turismo de 1 de septiembre de 2008.

En palabras de Joaquín Quijada, “¡La Feria! He ahí un nombre que a todos los albacetenses nos llena de satisfacción y de orgullo, porque es la joya más preciada de nuestra Ciudad, cuya esplendorosa celebración nunca ha defraudado”.

Galeria de Imágenes Históricas